Parámetros Clave para el tratamiento del agua influente / CIP en la industria

Cloro

El exceso de cloro daña los las membranas de los sistemas de filtrado y altera el sabor del agua. Si el cloro no es suficiente, se puede presentar el crecimiento de microorganismos. Un control preciso de los niveles de cloro preserva las membranas de filtrado y previene la aparición de bacterias perjudiciales. En muchos programas de desinfección se emplean cloro, dióxido de cloro u ozono para evitar el crecimiento de microorganismos. Ya sea que se trate de agua no tratada, agua de proceso, agua de enjuague o agua efluente, el control constante de los parámetros de  desinfección ayuda a garantizar que los procesos cumplan con las normas ambientales, de seguridad y uniformidad de los productos.

Conductividad/Sólidos disueltos totales (TDS)

La conductividad o TDS, el parámetro de control más utilizado para aplicaciones de limpieza en sitio (CIP), mide la concentración de la solución básica o ácida. Con la conductividad también se monitorea la terminación de los procesos para identificar la variación de los productos y controlar los aditivos químicos. La conductividad inductiva, que algunas veces se determinada por un torroidal o sin electrodos, sigue siendo la opción principal de la industria debido a los estándares de diseño sanitario 3A. La conductividad también determina la eficacia de los medios de filtración midiendo los compuestos iónicos disueltos antes y después del proceso de filtrado.

pH/ORP

Las mediciones de pH y potencial de REDOX (óxido/reducción u ORP) son parámetros comúnmente utilizados para control de proceso en la industria. El ajuste de pH antes del filtrado evita la precipitación de materiales disueltos como sílice y carbonato de calcio que obstruyen los filtros. Mantener un pH adecuado también asegura la máxima eficacia y minimiza los costos que representan los aditivos químicos, por ejemplo los desinfectantes. La medición de ORP monitorea la eficacia de la eliminación de cloro (filtros de carbón activado) y controla la adición de químicos de decloración, lo que protege las unidades de ósmosis inversa (RO) y reduce los costos de los productos químicos.

Turbiedad

Dependiendo del origen del agua, la turbiedad puede variar drásticamente. Con frecuencia, los sistemas de filtrado quitan el exceso de turbiedad y otros minerales. Aunque con la conductividad también se monitorean los sólidos disueltos, la medición de turbiedad en línea es el método preferido para controlar la eficacia del filtrado y la frecuencia del ciclo de retro lavado.

No se admiten más comentarios